Subscribe to Journal

April 30, 2017

6:29 PM

Ignorar el futuro es ignorar la mayor parte de la realidad

Francisco Miraval

La mayor parte de la realidad está constituida del futuro, explica Frank Tipler en uno de sus libros. Y, por eso, enfocarse sólo en el pasado o en el presente significa ignorar a la mayoría de la realidad. Lamentablemente, según Tipler, eso es precisamente lo que hacemos.

En su libro La Física de la Inmortalidad, de 1994, Tipler explica que, según la física actual, el universo existe desde hace menos de 20 mil millones de años. A la vez, si esos conocimientos físicos, astronómicos y cosmológicos resultan “remotamente correctos” (sus palabras), el universo debería existir por lo menos por otros 100 mil millones de años y quizá mucho más.

Eso significa, por así decirlo (mis palabras), que el 80 por ciento del universo aún está en el futuro, por lo que Tipler se lamenta que aún no nos hemos decido todavía a estudiar esa realidad futura (pero no menos real) con la misma vehemencia que le dedicamos al estudio del pasado y del presente.

Durante las dos décadas que pasaron desde la publicación del libro de Tipler claramente ha habido un cambio y ahora estamos mucho más enfocados que antes en el futuro, como lo demuestran los libros de Otto Scharmer (Liderando desde el Futuro Emergente) y Ted Chu (Propósito Humano y Potencial Transhumano), entre muchos otros.

Sin embargo, hasta donde yo sé (que es muy poco), no creo que muchas personas estén pensando 80 mil millones de años en el futuro para determinar qué pasará al final del universo, ni tampoco siquiera unos 7 mil millones de años cuando se anticipa que la expansión del sol destruirá el planeta tierra.

De hecho, la mayoría de los estudios sobre el futuro con los que me he encontrado no se enfocan en lo que sucederá dentro de miles de millones de años, sino en lo que sucederá en pocos años, entre el 2030 y el 2050 y, en algunos casos, hasta el 2100.

Se ha dicho muchas veces que las predicciones siempre son difíciles y especialmente las predicciones sobre el futuro. Y esa dificultad parece acrecentarse enormemente si, como alguna vez expresó Ray Kurzweil, durante este siglo no experimentaremos 100 años de progreso, sino el equivalente de 20.000 años.

Pero incluso si lográsemos progresar 20.000 años en el curso de unas pocas generaciones, ese progreso, incluso reconociendo todas sus maravillas, empalidece en comparación con los miles de millones de años del futuro del universo y, en definitiva, el 80 por ciento de la realidad universal aún seguirá por delante de nosotros.

Por eso, a pesar de todo lo logrado y de lo que la humanidad está a punto de lograr, se mantiene vigente el desafío de Tipler de no descuidar el futuro sólo porque estamos obsesionados con el pasado y con el presente.

La verdad es que el futuro ya está aquí y siempre lo estuvo y, de hecho, siempre ha sido el futuro lo que ha impulsado las acciones y pensamientos de los seres humanos. Y ahora nos toca redescubrirlo. 

0 total comments.

There are no comments to this entry.