Subscribe to Journal

August 27, 2017

9:07 PM

Extraterrestres y matemáticas formaron parte del “Gran Eclipse Americano”

 

Francisco Miraval

La semana pasada tuve la oportunidad de ver y sentir (palpitar, sería mejor) el eclipse de sol que se vio en gran parte de Estados Unidos. Debo confesar que, sin dudas, se trata de una experiencia única, llena de significados y con una mezcla de gran asombro, un poco de espectáculo y hasta un toque de terror. Pero yo no esperaba que extraterrestres y matemáticas se sumasen al eclipse.

Me explico. El sol aún no había recuperado todo su brillo cuando alguien (con quien estoy conectado en las redes sociales) indicó que inteligencias extraterrestres deberían estar seguramente riéndose de los seres humanos que estaban en tan grandes números “perdiendo el tiempo” al mirar el eclipse.

Me quedé entonces pensando que si realmente existiesen seres extraterrestres inteligentes probablemente por el hecho de ser inteligentes no estarían “perdiendo el tiempo” mirando lo que hacemos los humanos. Y si por algún motivo los extraterrestres decidiesen prestarnos algo de atención, no necesitarían esperar a un eclipse para reírse de nosotros.

De hecho, a los extraterrestres les bastaría ver las superficiales necedades que se apilan incesantemente en las redes sociales, cada una compitiendo con todas las otras por un efímero corazoncito, como para tener material suficiente para reírse por un buen rato. Y hasta concluirían que nuestro planeta está hecho de adorables gatitos, hermosos atardeceres, frases motivacionales, y grotescas imágenes.

Es verdad que podemos imaginar que alguna civilización extraterrestre ya ha alcanzado tal grado de desarrollo, por ejemplo, viajando por las galaxias, que miembros de esa civilización podrían esbozar una pequeña sonrisa piadosa al vernos absortos por el cruce de la luna frente al sol, cuando ellos están acostumbrados a ver quién sabe qué clase de eventos cósmicos mucho más complicados.

Pero no creo que la persona que habló de “perder el tiempo” estuviesen pensado en avanzadas civilizaciones extraterrestres ni comparando aconteceres astronómicos, sino al hecho de que nuestra obligación es siempre y solamente el trabajo, sin importar lo que pase en los cielos. Si así fuese y los extraterrestres nos viesen, llorarían en vez de reírse.

Y luego alguien publicó un mensaje en grandes letras indicando que en Denver (Colorado), “la totalidad del eclipse ya llegó al 92 por ciento”. Sentí un gran impulso (que afortunadamente logré contener) de responderle a esa persona y decirle que “totalidad” es el ciento por ciento. Menos de eso, ni en el caso de un eclipse ni el caso que fuese, ya no es totalidad.

Si desde Denver sólo se vio que la luna cubría el 92 por ciento del sol, ese fue entonces el máximo de cobertura del sol que se observó en ese momento y desde ese lugar, pero no es la totalidad del eclipse. O, dicho de otra manera, si nueve de cada diez personas están sanas y una está enferma, no resulta apropiado decir que la “totalidad” de las personas están sanas.

¿Pero a quién le importan las cuestiones semánticas o astronómicas? Pensándolo bien, quizá sea verdad que los extraterrestres se ríen de nosotros. 

0 total comments.

There are no comments to this entry.